BEA. La capilla submarina viajera propuesta por Mark Mills para la liturgia postconciliar americana

Nuria Prieto González

Resumen


En 1970, el padre Joseph Champlin escribe: «la vasta mayoría espera esta nueva época en la vida de nuestra Iglesia». Mark Mills realiza en 1971 el proyecto BEA, una capilla submarina inspirada en la forma de un pez manta que viajaría alrededor del mundo constituyéndose como un «símbolo marino dedicado a la paz». La propuesta, vista como un proyecto realista, sigue la línea de las arquitecturas contraculturales paralelas a Fuller, en las que el hábitat del hombre y su relación con la naturaleza y la comunidad se convierten en elementos esenciales del proyecto, definiendo más un espacio cognitivo o sensorial que simbólico o figurativo.


Palabras clave


Capilla; contracultura; Mark Mills; arquitectura móvil; ecuménico.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Actas del Congreso Internacional de Arquitectura Religiosa Contemporánea | ISSN 2340-5503 | Próxima edición Santiago de Chile 2017